Con ese nombre y ese lema hemos querido los amigos DE TRIANA bautizar ese sueño que naciera allá por septiembre de 2008 y que empezó a ver la luz a mediados de 2009. Una idea con cervecita en la mano de un lado y botellita de agüita mineral por otro, pajarillos en la cabeza, ideas precoces y tela de guasa…

Las cabezas pensantes y valientes de este proyecto que nace en época poco boyante son de trianeros jóvenes de nacimiento, convicción y disfrute que aún así inauguran su primera tienda en la víspera del día de la Esperanza, habiéndose presentado antes en la Velá de Santiago y Santa Ana en el mes de julio. Allí se tiene la primera toma de contacto y una exitosa acogida por los públicos de todas las edades.

Se crean y se seguirán creando personajes tan ficticios como reales como la “Maruja” o el “Costalero”, alma que irán siendo de los distintos proyectos que vaya afrontando nuestra marca.

Asimismo personalizamos trabajos para grupos, hermandades, asociaciones, etc… que ven en DE TRIANA una manera distinta y desenfadada de diseñar y crear ropa y complementos para llevar TRIANA con orgullo y vestirlo con todo el arte del mundo. En ello nos avalan años de experiencia en el sector con otras grandes marcas ya consolidadas.

Pero sin duda el fuerte y el aval principal que tiene DE TRIANA es su gente. Esa que sonríe al descubrir nuestros diseños y que inventa como nosotros un nuevo modelo y se hace creativo de la calle, de la ironía y de las tradiciones de este barrio que tanto nos da a todos.